Cerrajero Badalona 24H...

Profesionales muy calificados

Servicio 24 horas

Atendemos en toda Badalona

Apertura de puertas

Copia de llaves

Instalación de bombines

Aperturas de cajas fuertes

Urgencias de cerrajería Badalona

En urgencias de cerrajería Badalona sabemos que es lindo pasear en bicicleta. Se disfruta el paisaje, aunque se esté en la ciudad, el mundo se aprecia distinto. Se tiene una sensación de libertad como pocas en nuestras mundanas vidas de seres caminantes. Además de todo, se hace ejercicio, que con estos números de obesidad y problemas cardíacos bastante que hace falta. Y lo mejor de todo, se ayuda el planeta al evitar el consumo de combustibles fósiles, que todos sabemos lo malo y feo que son en general, para el planeta, nuestra salud y hasta nuestros bolsillos.

Es por ellos que las bicicletas desde su invención han revolucionado al mundo y a su vez, nos hemos adaptado a ellas en este mundo moderno, en algunos casos con carriles específicos para ellas, en otros con estacionamientos exclusivos para bicicletas, hasta esos extraños y desconcertantes estacionamientos automáticos electrónicos que hemos visto en videos japoneses donde la bicicleta entra por una pequeña compuerta y desaparece en un laberinto subterráneo que solo una máquina podría manejar.

Pero lo creas o no, con las bicicletas también se pueden dar urgencias de cerrajería Badalona. Quizás no lo hayas pensado mucho pero, cuando vamos en bicicleta a la tienda de la esquina, sabes que a doña Concha no le gustaría que entrases en su tienda con la bicicleta como si aquello fuese un parque público. Así que dejas la bicicleta afuera, en el sitio más cercano donde puedas amarrarla con tu infalible candado para bicicletas que te regalaron cuando la compraste hace tantos años.

Pero aquí es donde entramos nosotros los cerrajeros, pues estos candados virtualmente nunca son infalibles. Claro, no queremos decir que de un pequeño golpe el candado se va a desintegrar dejándote a ti y tu bicicletas inseguros en plena calle, pero si que aunque el candado sea muy imponente y la cadena muy poderosa, debemos partir del conocimiento que nada es 100% seguro. Y apartando la existencia de pillos y malhechores ansiosos de hacerse con nuestra bicicleta si la ven insegura en la calle, el candado puede en cualquier momento ponerse en nuestra contra, como un doble agente que revela su identidad y aunque durante años se hizo pasar por un aliado amistoso, en realidad siempre estuvo esperando el momento de revelar su identidad y darnos un último golpe.

Y no, no estamos hablando del apocalipsis donde los objetos cobran vida y quieren acabar con las nuestras, si no de un escenario mucho más posible, donde el agua, la sal del aire o algo de barro pueden básicamente inutilizar el candado. Simplemente imagínate que después de una excursión por unos hermosos paisajes, pasando riachuelos o quebradas y congeniar con la naturaleza, volvemos a la ciudad, amarramos la bicicleta a un poste con nuestro candado, pasamos a la tienda de doña Concha comprando algunas chucherías y al salir e intentar quitar el candado, nos encontramos con que la llave no entra. Pero estás seguro que esa es la llave, pues es la única de ese tamaño, pero no hay manera, simplemente no entra. Tu bicicleta está prisionera de una lámpara de calle y tu estás desamparado. Quizás fue algo de barro que entró en la hendidura o el agua y sal causaron algo de óxido o alguna otra razón. Solo te queda olvidar la bicicleta allí e irte del pueblo, cambiar tu nombre para huir de tu vergüenza e iniciar una nueva vida en algún pueblo en la tundra Rusia, o mejor, llámanos y te ayudaremos a liberar tu bicicleta, a menos que te guste mucho Rusia, somos tu mejor opción.

error: Content is protected !!